¿Y si me sortean?

Primero, te damos doblemente la enhorabuena: que te hayan sorteado significa que por un lado un mecanismo que incluye el sorteo se ha activado en tu territorio; y segundo que te ha tocado y tienes así la oportunidad de formar parte de un grupo que tomará decisiones importantes durante un tiempo determinado. Cómo tu, entre 10.000 y 30.000 personas pueden haber recibido una invitación (el número varía en función de la muestra final que se quiere conformar y del territorio que cubre).

Aquí los pasos que se suelen dar en este caso:

  • Te llega una carta, nominativa o no, a tu domicilio, firmada por la máxima representación del gobierno que te invita.
  • La carta debe explicar todas las condiciones de participación: cuantas horas a lo largo de cuantos días, en qué fechas y horarios exactos se celebrarán las sesiones, si cobrarás dietas, si te cubren en caso de no poder asistir por cuidados de familiares (u otros) o por obligaciones profesionales, etc. También la carta tiene que explicar qué pasará con la(s) decisione(s) que tomará el grupo. El único dato (en principio) que no se proporciona es el tema sobre el cual trabajará el grupo, para no favorecer que se apunten personas que ya tienen un interés particular en el asunto. En general son temas de interés general con lo cual tienen que ver con cualquier ciudadano/a pero interesa una visión amplia que mezcle personas que ya están interesadas en el tema, y de personas para las cuales no es el caso.
  • Si tienes dudas, tendría que haber un teléfono al cual llamar para aclararlas.
  • Con toda esta información, decides si puedes / quieres participar o no. Si decides seguir adelante, tienes que contestar dando algunos datos sobre ti (evidentemente están todos sometidos a las leyes de protección de datos): cómo mínimo, género, edad, dirección. Se te podría hacer alguna pregunta más relacionada con el tema que se tratará (por ejemplo, si es un jurado ciudadano sobre el sistema sanitario, se te podría preguntar si eres usuario/a del mismo).
  • Todas las personas que han decidido participar entran en una bolsa a partir de la cual se conforma una muestra representativa: 50% de mujeres y de hombres, repartición por edades, por nivel socio-económico (aquí se suele determinar en función del nivel de estudios, en países anglosajones en función de si eres propietario o inquilino/a), y por localización geográfica.
  • Una vez se constituye la muestra, se te vuelve a confirmar si ere parte o no de ella. En caso afirmativo, se te invitará directamente a la primera sesión y se te volverá a confirmar las fechas de todas las sesiones para que las puedas apuntar en tu agenda. La participación en todas las sesiones es obligatoria. Suelen ser un mínimo de 5 sesiones de 8h, que se celebran los sábados; a veces son menos sesiones, viernes a la tarde y sábados.
  • En la primera sesión conocerás a las demás personas del grupo (unas 25 personas para un jurado ciudadano y unas 100 para una asamblea ciudadana, pero esas cifras son variables). Volverán a explicar todo el procedimiento, cómo se toman las decisiones, con qué mayorías, y cómo se auditan a los expertos. Se organizarán ejercicios de pensamiento crítico para que todo el mundo entienda el papel que puede jugar en el grupo. Trabajéis principalmente en grupos pequeños de 5 personas para que nadie se sienta intimidado/a.
  • Una vez haber escuchado la primera tanda de “expertos/as” de todas las opiniones (incluye asociaciones, ONGs, empresas, políticos, técnicos, en definitiva todos los colectivos implicados en el asunto), cualquier persona participante podrá pedir tener acceso a otros/as expertos/as si estima que algún aspecto no ha sido bien explicado o alguna opinión esta subrepresentada. Las audiciones de los/as expertos/as que se hacen en plenario suelen estar disponibles on-line para que cualquier persona las pueda seguir.
  • El grupo tomará una o varias decisiones al final de las sesiones, que seguirán el curso determinado con antelación: trasmisión al gobierno que tendrá que dar una respuesta en un plazo determinado, audición delante del parlamento, o decisión sometida a referendo / consulta.

Imagen: carta enviada por el Ayuntamiento de Toronto a los/as ciudadanos/as para invitarles a formar parte del Toronto Planning Review Panel. Se crea la muestra representativa a partir de las personas que han accedido a participar. Aquí más detalles sobre cómo se conforma la muestra.